El uso del móvil al volante sigue siendo muy habitual entre los españoles. Incluso teniendo en cuenta que supone  multa, pérdida de puntos del carnet e incluso mayor riesgo de accidente. Según datos de la Dirección General de Tráfico, el riesgo se puede multiplicar por hasta 23 veces en el caso de usar el móvil. Ya sea para leer, escribir o interactuar a través de las redes sociales como Whatsapp, Facebook, Instagram o similares. Una solución muy apoyada por las marcas es el uso de un dispositivo de manos libres, con muchos coches nuevos incorporándolo.

Desde que los móviles han contado con conexión a Internet, las posibilidades de su uso se han disparado. Además de las llamadas y mensajes ya presentes desde hace décadas, la posibilidad de enviar y recibir mensajes a tiempo real, interactuar en redes sociales y, en general, todo lo que es comunicación y entretenimiento, se han vuelto dispositivos con funciones infinitas. A fin de cuentas, es un ordenador de bolsillo optimizado para la comunicación. Sin duda es de los aparatos que más han revolucionado lo que llevamos de siglo XXI. Tanto, que en muchos casos supone una parte esencial de la vida de muchas personas, como un accesorio más a llevar tanto en nuestro día a día como a la hora de conducir.

Mal uso

Por desgracia, su mal uso conlleva también grandes consecuencias y muchos han sido ya los accidentes provocados por distracciones al volante, siendo el móvil una de las habituales – de hecho, se considera que más del 25% de todos los accidentes con víctimas en nuestras carreteras se deben a distracciones. En un mundo en el que es tan natural utilizar el móvil para enviar mensajes o usar redes sociales, muchas veces se usa también al volante ya sea por motivos laborales o personales/sociales, con la pérdida de concentración y atención a la situación de la carretera consecuente.

Siguiendo los datos de la DGT, atender una llamada de teléfono mientras se conduce supone multiplicar entre 4 y 9 veces el riesgo de accidente. Esta cifra varía en función del tráfico, la persona al volante y la naturaleza de la llamada. El hecho de contestar a un mensaje o interactuar en redes sociales supone manejar de manera activa el móvil y por ende dedicar parte de la actividad cerebral al aparato en lugar de a la carretera, lo que lleva a que el riesgo se multiplique por 23.

600 metros sin prestar atención

Si se escribe un mensaje durante unos 20 segundos si circulamos en carretera (autovía o autopista) a 120 kilómetros por hora equivale a recorrer 600 metros sin prestar atención. Si tecleamos un número de teléfono durante unos 14 segundos son 466 metros los que se avanza mientras los dedos están en las teclas y no en el volante. A esta velocidad, la velocidad media de responder una llamada (8 segundos) o ajustar la radio (6 segundos) es un desplazamiento de 266 y 200 metros de manera respectiva.

Es por esto que todos los grandes fabricantes del mercado están invirtiendo en tecnología de infoentretenimiento y seguridad. Se trabaja de modo que los coches incorporen un dispositivo de manos libres y sea más seguro atender a urgencias o necesidades mientras se va conduciendo con ambas manos al volante. No solo eso, sino que además las pantallas de infoentretenimiento tengan un aspecto e interfaz similar a la de los móviles de modo que sea fácil e intuitivo de manejar para los usuarios.